YESCA, ENFERMEDADES DE LA VID

Junio 2023

La yesca de la vid es una enfermedad conocida desde hace muchos años en viticultura, normalmente se desarrolla en climas cálidos y en La Mancha en estas fechas ya casi veraniegas es cuando más se manifiesta. Ésta es una enfermedad con bastante repercusión ya que no tiene ningún tratamiento efectivo al 100% y sólo podremos tratarla preventivamente. Según estudios la yesca causa daños anuales de un importante valor económico, y casi el 20% de los viñedos del mundo se ven afectados. Uno de los tratamientos eficientes era el arsenito de sodio, un tratamiento que se ha prohibido por completo en Europa en 2003 al ser un producto altamente peligroso y tóxico tanto para las personas como para el medio ambiente. Los centros de investigación vitivinícolas y empresas de fabricación de fitosanitarios se esfuerzan en lograr un producto eficiente contra esta enfermedad. 

La yesca de la vid es una enfermedad producida por hongos de madera que penetran en la vid principalmente a través de los cortes o heridas grandes durante la poda de invierno, es una enfermedad muy contundente ya que puede en tan sólo unos días desecar una cepa por completo. Los hongos entran en las células de la vid, liberan compuestos en la madera que reducen el contenido de hierro junto a otro grupo de compuestos, dañando el tejido de ésta, una vez que las paredes celulares se rompen, los hongos pueden alimentarse del fluido rico en azúcares que fue la estructura celular y apoyó el crecimiento de la vid.

En primavera durante la intensa circulación de savia por la cepa, se facilita su avance, cuando las temperaturas se elevan con rapidez, los tejidos afectados no pueden compensar la intensa evaporación y parte de la vegetación afectada se deseca y marchita bruscamente. En La Mancha se manifiesta de una forma lenta debido los suelos calizos. Puede afectar a la vegetación de uno o más brazos de cepas vigorosas, finalmente termina extendiéndose por completo por toda la cepa. Los síntomas suelen ser fácilmente detectables, consisten en la decoloración y secado en los bordes de las hojas y sarmientos aún en estado herbáceo, que finalmente terminan secándose, los racimos pierden peso llegando también a secarse. 

La vegetación de una cepa vigorosa se viene abajo, toma una coloración marrón, grisácea en muy pocos días. Si vemos y analizamos los brazos y troncos cortados de una cepa infectada, se pueden ver diferentes tonos en la madera, en el centro madera amarilla, rodeada por una zona de madera oscura y un anillo de madera sana. La yesca no suele penetrar en el porta injerto, por lo que éste puede rebrotar. Las medidas para combatir esta enfermedad siempre serán preventivas y debemos estar muy pendientes para evitar la propagación del hongo, principalmente marcando las cepas ya infectadas para sacarlas y apartarlas del viñedo para quemarlas, de ahí el nombre de “Yesca”. Siempre se recomienda la desinfección de las tijeras de poda cada cierto tiempo, proteger las heridas con algún cicatrizante, etc. Según algunos estudios las vides podadas a máquina presentan hasta tres veces menos síntomas de enfermedades de la madera que las podadas a mano. 

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.