Junio 2023

Desde el año 1976 cuando la D.O. La Mancha aprueba su primer reglamento referente a su funcionamiento, muchos han sido los avances en viticultura y enología que ha  tenido Castilla La Mancha. Los enólogos y equipos técnicos de las bodegas siempre están en pleno desarrollo e innovando con variedades de uva y con diferentes y nuevas elaboraciones. Debido a ello en el año 1999 las Cortes Regionales de Castilla-La Mancha aprueban la nueva Indicación Geográfica Protegida Vinos de la Tierra de Castilla, para dar cabida a todas estas nuevas elaboraciones con uvas producidas en la comunidad autónoma. Esta nueva indicación ha tenido gran acogida entre el sector vitivinícola. Los Vinos de la Tierra de Castilla han sido la gran apuesta del Gobierno Regional por dotar al sector vitivinícola de un instrumento para potenciar al máximo las posibilidades de las bodegas. La ley por la que se creaba esta indicación permitía la utilización para todos los vinos que hayan sido obtenidos íntegramente con uvas producidas dentro del territorio regional. Con la aprobación de este distintivo se ha buscado una salida estratégica en el mercado a una gran cantidad de vino de calidad elaborado en Castilla-La Mancha, con hasta 10 millones de hectólitros que no se incluía en ninguna Denominación de Origen, siendo comercializado como vino de mesa común.

La reglamentación comunitaria permite la posibilidad de elaborar vinos con indicación geográfica, siempre que hayan sido obtenidos de determinadas variedades y que procedan de una determinada zona de producción. En España, estos vinos se denominan Vinos de la Tierra y pueden utilizar en su etiquetado menciones relativas a las variedades, añadas y nombre de la explotación, así como a las condiciones naturales o técnicas de la viticultura que hayan dado lugar al vino. Los requisitos para estos vinos principalmente serán la indicación del municipio y provincia correspondiente, nombre o razón social, etc. En las etiquetas secundarias que se coloquen en un campo visual distinto al de la principal tendrá que figurar la imagen del contorno de Castilla-La Mancha, correctamente ubicado en el interior de la silueta peninsular. La importancia tanto social como económica del sector en la región, así como el esfuerzo en modernización realizado por productores, elaboradores, embotelladores y comercializadores en estos últimos años, exige un instrumento que les permita ofrecer al mercado sus vinos de calidad debidamente etiquetados. Los vinos que se pueden elaborar en la IGP Vinos de la Tierra de Castilla son, vinos blancos, rosados, tintos, vinos de aguja, vinos espumosos, vinos de licor y vinos de uvas sobremaduradas, con unos parámetros de elaboración y analítica claros como un grado alcohólico mínimo en vinos blancos y rosado de 11 % vol. vinos tintos de12 % vol. una acidez total, acidez volátil, SO2, contenido de azúcares en glucosa y fructosa en vinos secos, semi secos, semidulces, etc. El abanico de variedades se amplía notablemente incluyendo en uva blanca uvas como, Albillo Real, Gewürztraminer, Malvasía Aromática, Marisancho o Pardillo, Merseguera, Moscatel de grano menudo, Moscatel de Alejandría, Parellada, Pedro Ximénez, Riesling, Torrontés, Verdoncho, Viognier, etc. y en tintas, Cabernet-franc, Coloraillo, Forcallat tinta, Garnacha tinta, Garnacha tintorera, Graciano, Malbec, Mazuela, Mencia, Merlot, Monastrell, Moravia agria, Moravia dulce o Crujidera, Petit Verdot, Pinot Noir, Prieto picudo, Rojal tinta, Tinto de la pámpana blanca, Tinto Velasco, etc.  La IGP Tierra de Castilla exige también una máxima calidad en sus vinos y debido a ello los rendimientos máximos no pueden superarán en ningún caso los10.000 kg/ha y 70 hl/ha. en vinos procedentes de viñas en vaso, y en vinos procedentes de viñas con en espaldera los 16.000 kg/ha y 112 hl/ha. La delimitación de la zona geográfica Incluye las parcelas y subparcelas ubicadas en los términos municipales de Castilla-La Mancha y la elaboración de los vinos se realizará en bodegas situadas en los municipios comprendidos dentro de la zona geográfica. Esta IGP ha tenido un gran éxito ya que sus viñedos se encuentran en hasta 28 municipios. 

Desde el año1999 cuando las Cortes de Castilla-La Mancha aprobaron la Indicación Vinos de la Tierra de Castilla muchos han sido sus logros, siempre con el objetivo de facilitar la identificación a los consumidores, demandantes de vinos diferentes. Se ha producido un notable incremento en la producción de estos Vinos, pasando de los 5.000.000 de litros declarados, cuando se reconoce la Indicación Geográfica, a más de 126.000.000 litros en las ultimas campañas. Las bodegas que elaboran Vino de la Tierra de Castilla son unas 200, que ponen este vino en el mercado con más de 600 marcas. Este número de marcas pone de manifiesto la aceptación y demanda de estos vinos. El reconocimiento, prestigio y reputación es destacable en esta IGP en el mercado tanto nacional como internacional, así lo demuestran los numerosos premios obtenidos en los prestigiosos concursos celebrados como son el Concurso Mundial de Bruselas, los premios Bacchus, Zarcillo y Tempranillos al Mundo, entre otros. 

Fuente: jccm.es

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.